Mike

Mike estaba sentado en el borde de una mesa redonda de vidrio que siempre trataba de conseguir cuando coordinaba sus estadías en el mejor hotel de la ciudad. Trataba de establecer el status quo de la situación, intentando modelar los momentos mas gratos de su larga carrera profesional, sus recuerdos venían a la mente como un torbellino de nebulosas indefinidas las cuales lo llenaban de una calma y una grata sensación de buenos momentos, a pesar de lo distorsionadas que se visualizaban.

Recuerda cuando le tocó visitar países – debido a su grato trabajo – en los que con suerte sabia donde estaban ubicados en el mapa. Llegaba, se juntaba con los personajes a los cuales debía contactar y volvía a su hogar unas semanas después. En ocasiones las reuniones eran tremendamente largas y debía permanecer noche tras noche despierto, durante meses. Eran verdaderos tours laborales. Es su época laboral mas fructífera cerraba tratos millonarios con los que pudo asegurarse la vida y dedicarse a excentricidades de las cuales se hizo conocido poco a poco en su ambiente. En esta dinámica de éxitos se hizo frecuentador de algunas drogas ilícitas que le trajeron problemas pues llegaba a sus reuniones con los ojos rajados como un japonés y era evidente su estado alcohólico. Sin embargo llegaba, hacía lo suyo y se iba, su negocio funcionaba y sus representados estaban felices con sus méritos empresariales.

Pensaba en eso mientras alguien le golpea la puerta de la suite del Hotel más elegante y snob de la ciudad de Santiago, la capital de un país sudaca en vías de expansión.

El golpe en la gruesa puerta de madera le quitó de esos recuerdos de grandilocuencia y bonanza de sus mejores años, aunque ahora no lo estaba haciendo nada de mal. Le contaron que, a pesar de sus destrezas en el ámbito en el cual el estaba desarrollándose hace unos buenos años, había gente que no estaba contenta con su última visita al país en el que le tocaba presentar su trabajo ese día. El pensaba simplemente que era envidia ya que lo que le tocaba hacer era simplemente un resumen de todas sus mejores ponencias, una especie de simposio en el cual ya todos sabían lo que iban a leer, ver, recibir y escuchar, sin mayores sorpresas además de su presencia, claro.

 – La envidia es una virtud, te hace ser mejor – dijo para si mismo.

No pensaban lo mismo la gente que se agolpaba en el frontis de su hotel, esta vez era extraño ya que nunca el desagrado de su presencia ameritaba una aglomeración de este tipo. Gritaban proclamas sobre que su última visita era la última y que nunca debió pisar ese suelo chileno nuevamente.

Ya era hora de su turno y su Asistente Personal era el que golpeaba la puerta de su habitación. En la mesa de su espacio privado de un par de días había todo lo necesario para que el presentara esa noche. A pesar de ser un conocido en el ambiente siempre se necesita una tarjeta de presentación que lo certificara como parte del evento. También contaba con un vaso de agua, su elegante terno italiano y sus zapatos de cuero de manufactura personalizada. Nada quedaba al azar. Abre la puerta para dejarlo entrar pero lo que ve es un hombre de unos 45 años con un carro de bebidas y alimentos, se enfureció pero no le dijo nada, le sonrió cordialmente y le dijo: ‘No, gracias’ y cerró la puerta.

El camarero puso su pie en el pórtico y le dijo con voz seria y fuerte a la vez que empujaba el carro de servicio por el pasillo y se abría la chaqueta institucional del Hotel de lujo:

–          No debiste habernos prometido tu último show el año pasado…

Seis balazos fueron descargados sobre el último inquilino asesinado en aquel Hotel se Santiago de Chile, seis balazos sobre Mike Patton, el último mártir del rock and roll.

Mike_Patton_by_tao_man

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s